Trabajar con los mas chiquitines

Da gusto trabajar con niños, no solo porque son preciosos y un encanto, sino porque es muy gratificante ver como aprenden y se dejan enseñar. Los niños son muy especiales y te hacen sentir bien solo con su presencia. En el aula los niños se comportan como verdaderos artistas, allí aprenden a escribir a ya leer, las mejores horas de mi vida las paso en el aula con los peques.

Hace poco hemos adquirido unas pizarras magneticas con las cuales vamos a enseñar a los niños un montón de cosas, estas pizarras tienen la peculiaridad de que se pueden utilizar de distintas maneras, puedes usarlas con rotuladores, estos se borran fácilmente y son muy prácticos ya que los niños disfrutan haciendo garabatos y borrándolos con la palma de la mano y como los rotuladores están disponibles en varios colores como puedes ser azul, verde, rojo, negro, amarillo… pues los pequeños disfrutan dibujando lo que para ellos son solos y arboles.

La opción que más nos ha gustado en el aula es la de que sea una pizarra magnética, podemos utilizar muchos más recursos ya que podemos jugar con los imanes para explicarles a los chicos muchas más cosas, esto hace que seamos más productivas ya que no tenemos que pasar ratos dibujando lo que queremos enseñar, además las figuras que creamos van imantadas y las podemos colocar tantas veces queramos sobre la pizarra. Así los chicos se lo pasan genial, pegan y despegan a su antojo.

Hacemos piezas de colores, algunas de ellas están plastificadas para que duren mucho más, otras son de madera, más bien de panel fino para que el peso no sea un impedimento, alguna de ellas están hechas con arcilla o de PVC.
La verdad es que las opciones que nos dan las pizarras magnéticas en clase son muchas y variadas y hacen que las clases sean más amenas y divertidas, además nos hemos quietado de las pizarras  verdes, las que se usan con las tizas y los borradores de fieltro, esas ensuciaban mucho y provocaban mucho polvo en clase, algunos niños tosían en exceso y desde que no la tenemos en el aula las toses se han reducido considerablemente. La verdad es que ha sido todo un acierto el cambio de pizarras a una magnética, todos salimos ganando con el cambio, de haberlo sabido antes, la hubiese pedido hace años.

Deja un comentario